El desafío de jonroneros criollos ante la devaluación de ese batazo

  • Encarnación y Cruz frisan la edad, pero abunda el pelotero que batea H4
  •  El exceso favorece a los dueños de equipos para ofrecer contratos más bajos

Edwin Encarnación llegó el jueves a 34 jonrones en la temporada y 414 en su carrera, igualando así con Darrell Evans en el puesto 52 de todos los tiempos, en el mismo partido donde tuvo que abandonar en el quinto episodio al lastimarse el músculo oblicuo izquierdo.

Pero ese poder para sacar pelotas del parque es probable que poco ayude al romanense a mantener en 2020 un salario estratosférico como lo recibe desde 2015. Su contrato garantizado por tres años de US$60,000,000 que empezó con los Indios en 2017, siguió en Seattle este año y terminarán pagándolo los Yanquis incluye una cláusula de US$20,000,000 para 2020 que la activaría el equipo y si no lo hace tiene que pagarle un buyout de US$5,000,000.

Con 37 años, el principal o casi exclusivo activo de Encarnación es ese poder, uno al que una vieja ley de mercado (oferta y demanda) lo ha devaluado.

El miércoles, el vegano Jonathan Villar despachó el jonrón 6,106 de esta temporada y con él se bate la marca de un curso que se había establecido en 2017. Y todavía falta béisbol hasta finales de septiembre.

Antes de la jornada de ayer había 108 jugadores con al menos 20 vuelacercas, de ellos 40 alcanzaba los 30 y seis superaban los 40.

En este festival de palos, atribuido a cambios aplicado a las pelotas en 2014, ya hay cinco equipos (Dodgers, Mellizos, Yanquis, Padres y Astros) que rompieron sus récords y hay 11 en ritmo para hacerlo, que superaría el récord de 12 en 2000, de acuerdo al Elias Sports Bureau.

En el caso de los dominicanos, de acuerdo a Francisco Marte, un ingeniero en sistemas santiaguero que rastrea a través de las bases de datos de Lahman y Baseball-Reference, el 18 de agosto Rafael Devers despachó el cuadrangular 770 entre los nativos, que trituró la marca anterior, de 2004.

Marte suministra los datos a través de su cuenta en Twitter @porlos411 y en su vitacora beisbol411.blogspot.com.¿Por qué pagar más?

Con tantos hombres en capacidad de batear así, ¿por qué pagar tanto dinero por ese producto? Será la respuesta que tendrán que desmontar el agente de Encarnación, los hermanos Bruce y Ryan Tollner, de Rep 1 Sports.

Nelson Cruz ya lo vivió el invierno pasado. Concluyó su pacto de cuatro años en Seattle con otro curso de 37 jonrones, pero la mejor oferta que encontró fue en Minnesota por un año garantizado de US$14,000,000 y una opción del equipo de US$12,000,000 para 2020.

Con Encarnación y Cruz el factor edad (37 y 39 años, respectivamente) la edad también es un factor que juega en su contra.

Pero su compatriota Danny Santana califica para pelear su salario de 2020 en arbitraje y su repentino poder (24 jonrones) será de los argumentos que presentará su agente si la discusión llega ante un juez.

Gary Sánchez, Miguel Sanó y Nomar Mazara llegarán en la misma condición para 2020. El receptor de los Mulos del Bronx acaba de establecer marca personal en vuelacercas (34) y ya lleva 105 sin haber jugado ninguna de sus cuatro campañas completas.

Sanó, el antesalista de los Mellizos, solo ha necesitado poco más de media temporada (91 partidos) para lograr 27 batazos de cuatro bases.

Mazara está a ley de tres palos para alcanzar su cuarto curso con 20 bambinazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .